EntrevistaalamodeloAlejandraOliveraRodríguezOutsiderzoneArtMagazine

Fotografia para principiantes : obturador y el diafragma

Fotografia para principiantes : dos conceptos básicos para beginners

Fotografia para principiantes : obturador y el diafragma 12746104_962731200489328_691080162_n

fotografia para principiantes

Tener talento para la fotografía o cualquier arte en general ES BIEN. Pero carecer de él y descubrirlo con el tiempo ES MEJOR. En cualquier caso, además de tener capacidad para identificar una foto donde nadie la ve, es tan o más importante conocer la teoría. Que sí, que es un coñazo, pero hay todo un entramado de conceptos y técnicas que debes conocer para poder avanzar en el campo de la fotografía. Si hablamos de fotografía para principiantes tenemos, en un primer momento, dos conceptos básicos: obturación y el diafragma, hoy explicamos estos conceptos.

Fotografia para principiantes : obturador y el diafragma

El obturador es una “lámina” que cae en el momento en el que disparas la cámara. Esta “laminita” puede caer durante más o menos tiempo, es decir, puedes ajustar el tiempo que tarda en caer esa “laminita”. La idea básica es que cuanto más tiempo tarde en caer esa “lámina”, más luz entra en la cámara y por el contrario, cuanto más rápido sea este proceso, menos luz entrará. Este tiempo lo medimos en fracciones de segundos.

Por su parte, el diafragma es un dispositivo que gradúa la cantidad de luz que entra en la cámara a través de los milímetros que forman su diámetro. Con un diámetro más grande entrará más luz en tu cámara y con uno más pequeño, menos.

Velocidad de obturación y apertura del diafragma

Para entender estos dos conceptos se suele recurrir al símil del grifo: estás intentando llenar algo de agua y abres mucho un grifo, saldrá mucha cantidad de agua, el grosor de ese chorro será mayor y si lo dejas abierto mucho tiempo ¡la vas a liar parda! En este caso, el diafragma estaría muy abierto y el tiempo de obturación sería muy elevado. El resultado sería una foto quemada.

Por el contrario, si abres el grifo muy poco, saldrá un chorrito muy fino de agua y tardará siglos en llenarse lo que quiera que estés llenando. Resultado: la foto saldrá oscura o movida.

Conclusión: hay que graduar el grifo y en términos fotográficos. Para que tu foto salga bien necesitas ajustar el diafragma que se corresponde con el grosor del chorro de agua y el obturador que sería el tiempo que tienes abierto el grifo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies